BATALLA DE BÁRBULA

Las tropas venezolanas, y las fuerzas auxiliares granadinas comandadas por Rafael Urdaneta y Atanasio Girardot y por el otro ejército realista capitaneado por Domingo Monteverde, reforzado por componentes del Regimiento de Granada, llegado desde España al mando del Coronel Miguel Salomón.

La Batalla de Bárbula tuvo lugar 30 de septiembre de 1813 en la parte izquierda del cerro de la hacienda Bárbula, vecina al pueblo de Naguanagua, en el actual Estado Carabobo.

Los republicanos mantenían a Puerto Cabello bajo asedio y como consecuencia de sus operaciones, los realistas habían quedado reducidos al pueblo interior y al castillo San Felipe, una pequeña escuadra española llego a Puerto Cabello el 14 de septiembre, con las órdenes del Coronel José Miguel Salomón, en refuerzo del Capitán de Fragata Domingo Monteverde.

El Libertador acompañado por Urdaneta, Soublette, Giardot y otros oficiales, se encontraba desde el 17 de agosto sitiando el fuerte San Felipe, importante plaza, punto de llegada de los soldados y logística de España. Ordena replegarse hacia Valencia, con la finalidad de combatir en condiciones favorables, alejado de la inexpugnable fortificación porteña y epidemias que mermaban los efectivos. Monteverde, cometiendo un grave error táctico de distanciar sus fuerzas, envía al comandante Remigio Bobadilla con ochocientos soldados, casi todos de infantería, por la vía de El Palito hacia Naguanagua, y se queda con mil doscientos en Las Trincheras. Bolívar, al tener conocimiento del movimiento y llegada de los realistas el día 29 a las colinas de Bárbula, alturas que dominan el valle de Naguanagua, viendo que su caballería no podía entrar en combate, destaca tres columnas de combate con tropas de infantería para tomar las alturas, bajo el mando del Coronel Urdaneta, Coronel Atanasio Girardot y Mayor Luciano D’ Elhuyar.

Con una cantidad de tropas de 2.000 soldados Patriotas y 2.500 Realista comandados por el realista Domingo Monteverde y el Patriota Simón Bolívar. El ejército aliado entre colombianos y venezolanos influyó decisivamente, allanando el camino para el establecimiento de la Segunda República de Venezuela.

Fue entonces cuando Bolívar decidió el 30 de septiembre el ataque el cual se efectuó en 3 columnas conformadas por Atanasio Girardot y Luciano D’ Elhuyar en el primer escalón, con la reserva en el segundo Rafael Urdaneta. Fue así como se presentó ante la historia La Batalla de Bárbula, un enfrentamiento entre tropas venezolanas y las fuerzas auxiliares granadinas y por el otro lado el ejército Realista.

Viendo que las tropas rebeldes huían, Monteverde movilizó sus fuerzas hasta posicionarse en el sitio de Las Trincheras y envió una vanguardia a tomar posesión de la hacienda “Bárbula”. Bolívar decide entonces enviar al choque a las tropas. La Batalla de Bárbula fue librada por las tropas venezolanas junto a las fuerzas de Granadina contra Regimiento de Granada y los Realistas de Miguel Salomón el 30 de septiembre en lo que hoy sería Carabobo. Al final, el ejército venezolano fue el vencedor, pero sufrió una pérdida importante del General Atanasio Girardot quien murió por un disparo de fusil mientras colocaba la bandera en la cima de la montaña que habían conquistado le decía a Urdaneta: “Mire compañero cómo huyen esos cobardes”

Girardot se destaca por su valor, constancia y abnegación en el combate de Agua de Obispos y Taguanes realizado el 31 de julio. Acompaña a Bolívar en el sitio de Puerto Cabello, hasta morir gloriosamente en las alturas de Bárbula el 30 de septiembre de 1813. En su último viaje a Venezuela en 1827, el Libertador pasó cerca de las colinas de Bárbula y se detuvo un momento, recordando la memorable acción y la pérdida irreparable de este joven compañero de armas y paladín abanderado.

 

Prensa CAVIM